Debutando en Maratón sin haberlo programado

By | 21/11/2017

La épica la vamos a dejar de lado y vamos a centrarnos en la realidad para contar esta aventura 🙂

La historia viene de cerca…. mi temporada empezó y acabó en Mayo de 2017 con el Ironman de Lanzarote. A partir de ahí, el descanso obligatorio, una pequeña lesión en el pie y la idea de realizar una minitemporada dedicada a intentar progresar y mejorar la velocidad en carrera, con carreras cortas y explosivas, y entrenos rápidos.

Semanas de 2-3 horas de entrenamiento de carrera, casi todo en forma de series y entrenos de tempo y muy poquita tirada de más de 12-13 km.

El 30 de Octubre de 2017 me toca el sorteo de una inscripción al Maratón de Valencia del 19 de Noviembre…y se me hizo la boca agua.

Nunca habia corrido un maratón (fuera del del Ironman que es diferente) y tenia el gusanillo de Valencia (aunque esta temporada ya lo habia dado por perdido).

Visto el entrenamiento que llevaba (unos 30-50k semanales) y que estaba mejorando de la anemia sufrida todo el verano, me lancé a la inscripción, sin tiempo para cambiar la rutina de entrenamiento, por lo que simplemente, esa semana, amplié el entrenamiento actual metiendo 2 rodajes largos en Z2 (21k y 24k). Y ya….. el resto, tapering. No habia tiempo para más.

Lógicamente, con este entrenamiento, la duda no era el tiempo que iba a conseguir en el Maratón, sino en que kilometro me iba a venir muscularmente abajo. Hablando claro: Cuando iba a petar.

Ya en el maratón, tambien corren Kike, Somo, Mariano y Juan Pablo del club (ellos más preparados y menos inconscientes que yo :D)

LA CARRERA

Los primeros kilometros mantengo un ritmo de 5:05 – 5:15 donde me encuentro agusto. No es un ritmo complicado, ni mucho menos. Es el que puedo llevar a dia de hoy en distancias largas. A nivel aerobico estoy en forma, ya que a los entrenos a pie se suman los de natación y ciclismo.

Durante el maratón, tanto en el km 5 como en el km 23, me toca hacer sendas paradas para descargar líquidos (como siempre, he ido un pelin por encima en hidratación y me he pasado de rosca).

Hasta el km 26, el ritmo me es relativamente cómodo, pero a partir de este punto, en el km 27, en primer lugar los músculos y tendones de los abductores llegan ya a su límite y empiezo a notar el dolor en ellos.

En el km 29 estamos todavia en un ritmo sub 3:40 pero los dolores ya avisan de que el tiempo final va a estar lejos de esa posibilidad 🙂

El km 30 marca un antes y un despues en la carrera. Llevo 3 km sufriendo de abductores, pero aquí ya el dolor empieza a ser importante y se extiende al resto de la musculatura de las piernas. Los cuadriceps ya son piedras y cada vez cuesta mas llevar un movimiento completo de carrera.

Mi paso por el km 30 (pincha aquí)

Aquí llegaria el momento de hablar de épica, pero no hay épica alguna. Simplemente 12 km en donde me toca parar a andar hasta 6 veces unos segundos (normalmente coincidiendo con tomarme algun gel o beber un poco de agua o isotonico) mientras estiro las piernas y arrancar casi peor que cuando me habia parado.

Nada que ver con el muro (que no deja de ser una pájara general), simple falta de adaptación muscular a la distancia.

Los últimos 1,7 km saco las fuerzas que me quedan en las piernas para entrar en meta de la manera más digna con un tiempo final de 4h06´, con una emoción increible en esa llegada tan espectacular, la verdad.

https://www.strava.com/activities/1281751173

Y para acabar del todo, nada mejor que disfrutar en pleno mes de noviembre de la playa de Gandia acompañado de la familia para cerrar un fin de semana muy cansado pero espectacular 🙂

CONCLUSIONES

La primera conclusión es que un Maratón son palabras mayores. Hay que entrenarlo. No me valen las “peliculas” que nos venden ahora que la calidad sustituye a la cantidad. Las distancias largas hay que entrenarlas y mucho. A ritmo tranquilo y lento, si, pero la musculatura necesita adaptación constante a las 3 horas de carrera. No vale solo hacer series. Es un error tremendo bajo mi punto de vista. No hace falta meterse una tirada de 30 km todas las semanas, pero si hay que hacer muchas tiradas largas durante un periodo importante. Si hubiese corrido 30 seg por km más lento, tambien mis músculos habrian dicho basta. A lo mejor 5 km mas tarde, pero suficiente para haber sufrido igual.

La segunda, es que esta carrera me ha dado la información que me faltaba para poder tener una visión completa de todo tipo de carreras y entrenamientos. Me sirve para saber que algun dia volveré a correr un maratón, pero lo haré con una preparación correcta que me permita disfrutar los 42 km y no simplemente con restos de preparación.

Es importante recalcar que un maratón no es 2xmedia maratón. Es mucho más duro. Me atreveria a decir que se trata de 2 carreras. Una de 25-30 km y otra del resto. Esta última es la que realmente se sufre si no la has preparado.

Con mi estado físico actual, pero un entrenamiento de LD adecuado, podria haber realizado 3h30´- 3h40´sin demasiado esfuerzo. Ese será el objetivo (no quiero “morirme de dolor” corriendo. Simplemente correr un maratón disfrutándolo 🙂 ).

EL MARATON DE VALENCIA

La carrera en si me ha enamorado. Es diferente a lo que se vive en un Ironman, donde el público es más cercano pero menos intenso, más familiar.

Me ha sorprendido el que practicamente durante los 42 km de recorrido, estaba medio Valencia volcado en la carrera y animando espectacularmente.

Habia tramos en donde se quedan cortas las imágenes que se ven en la tele en los puertos del Tour de Francia y de la Vuelta a españa con el público envolviendote. Esto era asi durante toda la carrera. Increible. Enhorabuena a la ciudad y a la organización.

Lamentablemente, la parte más bonita del recorrido (la zona centro) me la perdí porque no tenia fuerzas para levantar la cabeza y mirar. Lo dejo en “pendiente” para la próxima maratón de Valencia que no se cuando será, pero que seguro disfrutaré :).

Para finalizar, recomiendo a todo el mundo (que quiera correr un maratón) que pruebe Valencia, pero por favor, prepararos correctamente, porque si bien ir a una Maratón sin tiradas largas como me pasó a mi es una putada porque acabas jodido muscularmente, lo que no deberia hacerse nunca es correrla (e intentar acabarla) sin una preparación aeróbica y cardiaca correcta porque esto es lo realmente peligroso. Ahí es donde entran las pájaras, los muros, o los desmayos (como vi alguno a pocos metros de la meta e incluso dentro de la meta). Mientras unos entramos igual que empezamos (aunque con las piernas destrozadas) otros lo sufren realmente hasta el punto de necesitar asistencia médica. Hay que ir a disfrutarlo, no a poner en juego tu vida.

Gracias por leer! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *